Historia narrada desde la perspectiva de un acecino en serie, dejándonos conocer sus verdaderos sentimientos he incluso demostrándonos que los asesinos también pueden tener un final feliz.

O quizá no.....

martes, 25 de enero de 2011

Orgasmo Sangriento

Cap 34 Escuchando tras la Puerta!

Luego de ese alucinante encuentro con (tu), me dirijo al mini bar que se encuentra en el despacho, aun no puedo creer las sensaciones tan intensas que sentí en tan poco tiempo con ella, es de verdad extraordinaria esta chica, en todo el tiempo que llevo en esto, cazando a mis victimas y utilizándolas para mi placer, jamás me había topado con una chica como ella, eso me inquieta, no quiero que esto se me salga de las manos, es obvio que quiero tenerla, pero no quiero llegar a, a quererla, eso sería muy malo.

Tomo la copa que acabo de servirme, al tiempo que escucho como la puerta de nuevo se abre, tras ella, mi madre me mira furiosa, bueno tom, prepárate para el sermón que se avecina.

Simone: aun no puedo creer lo que has hecho tomas. Que pensara de nosotros esa pobre niña? Que es una casa de pervertidos sexuales?

(Ja madre, no me hagas reír, pobre niña? Casa de pervertidos? Por dios si aquí hay alguien pervertido, es ella!.)

-Lo sé madre y de verdad lo siento, de hecho ya me disculpe con ella, hablamos hace un momento. –no pude evitar sonreír, si claro, vaya que hablamos-

Simone: pues me parece bien, es lo mínimo que podías hacer después de lo que casi lograste hacerle a (tu).

Después de escuchar el sermón acostumbrado de valores familiares y educación, logro calmar a mi madre sobre la manera en la que supuestamente intente “aprovecharme” de su nueva empleada, solo si supieras madre.

Ahora más relajado, me dirijo a mi habitación, aun tengo unos asuntos que resolver con el encargado de deshacerse de mis desechos, la policía esta sospechando, no puedo arriesgarme, no de nuevo, pero antes de llegar, logro escuchar desde la habitación de mi hermano la voz de (tu), ahora si descubriré qué coño se traen entre manos estos dos.

-Y….ya lo pensaste? –escucho decir a (tu)-

Bill: No tengo nada que pensar (tu), ya te di mi respuesta, si quieres continuar con esto, adelante, pero a mí no me incluyas, desde ahora, ya no cuentas conmigo.

-Oh vamos bill, necesito que me ayudes, eres el único que puede cubrirme.

Bill. Mi decisión está tomada, no quiero estar en esto, no quiero mancharme las manos de sangre por una absurda venganza.

-Absurda dices? Tu más que nadie sabe que no es nada absurda, tengo todo el derecho hacerlo pagar, además, desde el día que nos conocimos estás en esto, las manos las tienes llenas de sangre desde que accediste aquella vez.

Bill: aquella vez estaba furioso, no sabía lo que hacía. Solo me deje llevar por el rencor, pero nunca es tarde para arrepentirse de las cosas, tú también puedes hacerlo (tu), esto solo te hará más daño, estas a tiempo de parar todo esto!

-No bill, yo vine aquí por algo, y no me iré hasta conseguirlo.

Bill: como quieras solo, solo no me metas en esto está bien?

-Está bien, de todas formas, gracias por ayudarme.

Pero qué diablos? De quien coño hablan? A que se refieren con hacerlo pagar? A quien? por qué? No sé por qué motivo esta conversación me puso muy nervioso de pronto, no creo que estén hablando de mi, o si?, No no lo creo, además, es imposible que (tu) sepa algo de mi “hobby” y bill jamás se lo diría a alguien, es demasiado arriesgado.

-No sabes que es de mala educación escuchar conversaciones tras las puertas Kaulitz? ….

(Diablos!!)

Gracias por leer, creo que ya unos 2 o 3 capítulos mas y terminare la fic!..

domingo, 2 de enero de 2011

Orgasmo Sangriento

Capitulo 33 Delicia!

Miedo? No, solo no quiero que a causa de ella se interrumpa esta maravillosa sensación de placer, pero mi curiosidad puede más e intento girarme para observar si efectivamente es mi madre, pero ella me detiene.

Tu- Tranquilo, es solo el viento, relájate, tu madre no vendrá aun. –dice aumentando su agarre en mi entrepierna, que delicia-

-Como estas tan segura de eso? –le cuestiono-

Tu- Porque yo personalmente, me encargue de que tu mamita no viniese a interrumpirnos –muerde de nuevo el lóbulo de mi oreja, esta vez con mucha más fuerza-

-Que le hiciste –en mi voz ya es totalmente evidente mi nivel de excitación-

Tu- Yo? Nada, solo digamos que, la deje muy ocupada resolviendo otros asuntitos, ya que aquí –presionando de nuevo mi entrepierna, dios no lo soportare por mucho más tiempo- yo tengo un asunto muy, grande que resolver. Ahora, dejaras de hablar y preguntar chorradas y dejar que, te de lo que tengo para ti?

-Y que es eso que tienes para mí?

Tu- algo que estoy segura te encantara, pero debes quedarte calladito, no queremos que tu mami te escuche verdad? –Susurrando a mí odio-

Luego de esa pregunta, solo pude asentir, el ritmo que llevaba con su mano en mi entrepierna no dejaba que pensara en otra cosa que no fuese eso que tiene para mí, estoy tan excitado e impaciente que apostaría, a que si saca mi pene ahora mismo, eyacularía solo con que me toque de nuevo. Al ver que le obedezco dice.

Tu- Bueno chico. –susurra, para luego premiarme con un beso en el cuello-ahora, cierra tus preciosos ojitos, y déjame todo el trabajo a mí.

Como un jodido sumiso, obedezco de nuevo y cierro mis ojos, siento como se aleja, fruncí el seño un poco, y estire levemente mi brazo, que acaso iba a dejarme?

Tu- tranquilo, estoy aquí, no iré a ninguna parte.-ahora su voz no se escuchaba tan cerca, sonreí, sabía exactamente donde estaba-

Sentí sus manos recorrerme desde los muslos hasta rozar mi entrepierna, hasta llegar a mi vientre, donde tomo mi pantalón y desabrocho de la manera más lenta y tormentosa, jalo el pantalón, ocasionando que la cremallera (o cierre) quedara presionando a mi pene, para luego, al igual de lento, bajarlo, produciendo un roce delicioso.

Una vez hecho esto, bajo totalmente mis pantalones, seguido de mis bóxers, sentí mi pene totalmente erecto, al fin libre, apuntando directamente al techo, sentí su aliento cálido en mi glande, que delicia, luego, y para mi total desconcierto, sentí una sensación cálida, mejor dicho caliente en la punta de mi pene, hizo que me sobresaltara un poco.

Tu - calma lindo –intento tranquilizarme-

-Que es eso? –Pregunte, y para mi asombro, en ningún momento abrí mis ojos-

Tú.-solo es un pequeño lubricante que me ayudara a darte un masaje, es que has estado tan tenso últimamente, no es así? -asentí- pues déjate consentir.

Aplico más de esa sustancia sobre mi pene.

-Ah.. Quema! –Era cierto, quemaba mi glande, pero era una sensación jodidamente deliciosa –

Tu- tranquilo, yo calmare ese ardor.

Y seguido de esas palabras, introdujo la punta de mi pene en su boca, el contraste de ambas temperaturas, el frio de su saliva deslizándose hasta la base de mi pene, y el lubricante caliente, hacían una mezcla extremadamente enloquecedora, estuve a punto de perder el control y correrme, pero ella se detuvo.

Tu- espera, aun viene lo mejor.

En ningún momento abandono mi entrepierna, con una mano la masajeaba de abajo hacia arriba, despacio, torturándome, no sabía lo que estuviera haciendo con la otra mano, hasta que escuche como rasgaba una especie de envoltorio de plástico, sonreí, deduje que era un condón, al parecer ella lo noto.

Tu- eres un niño muy travieso –dijo en tono divertido- pero me temo que esto que tengo para ti, es mucho mejor de lo que estas pensando en este momento.

Sentí como deslizo un especie de aro en mi pene, hasta dejarlo en la base de este, intente abrir mis ojos, pero ella me advirtió.

Tu-si abres los ojos, aquí termina todo.

Los cerré de nuevo, espero me recompenses por esto.

Tu- tranquilo, si voy a compensarte.

(Que? Acaso…..)

Tu- no, no leo tu mente,

-Estoy comenzando a dudarlo.

Tu-luego tendrás tiempo para eso, ahora voy a castigarte por ser un niño desobediente.

Siento como sus dientes se deslizan ahora por mi testículo derecho, a la vez que continúa con su masaje a lo largo de mi pene, retira sus dientes y su mano, siento su aliento cerca, muy cerca de mi cara.

Tú- levántate, -me ordena- y ahora, puedes abrir tus ojos.

Efectivamente los abro, la miro, ella me sonríe, yo igual, pero mi mirara baja inmediatamente a mi entrepierna, pero que rayos? Me acaba de colocar un?

Tu – así es tom, es un anillo para penes, lo compre solo para ti.

La observo, veo una pequeña cajita en sus manos, con un solo botón, examino el aparato. Ella sonríe.

Tu- ya que eres tan curioso, dejare que tu mismo averigües, para que sirve este botón.

Camina hacia mí, posicionándose a mi lado, para luego, colocar la caja frente a mí, sobre el escritorio de madera, ella me sonríe aun mas, animándome con la mirada a que accione el botón, no espero mas y lo presiono, Por dios santo!. El jodido botón es nada más y nada menos que para accionar el anillo que llevo puesto, y que este vibre en torno a mi pene, no aguanto mucho cuando me apoyo sobre el escritorio.

Tu- delicioso no? –ahora se coloca frente a mí, muy cerca- ya es hora de cerrar con broche de oro.

Vuele a accionar el botón de el pequeño aparato, la vibración se vuelve más intensa, ahora acompañado de su mano, que baja y sube por mi pene, con su otra mano, toma el libro que minutos antes leía, y entierra la punta en mis testículos, la sensación de dolor-placer es alucinante, estoy transpirando, ella se acerca más a mí. Y susurra contra mis labios.

Tu- vamos tom, déjate ir, te gusta verdad? Dime, te gusta?.

Solo puedo asentir con la cabeza, con la respiración agitada, mis labios entre abiertos, la vibración del anillo en mi pene, su mano lleva una velocidad sorprendente, la punta del libro precintando mis testículos.

Tu – vamos tom, termina ya, estoy ansiosa por ver tu cara al explotar.

No puedo más, estoy semi-encorvado, la sensaciones que recorren mi cuerpo son alucinantes, siento como todo el semen se acumula, listo para salir disparado, pero antes de ello, siento como ella abre el libro, que pretende?

Tu – dame todo lo que tengas tom, dámelo todo!

Antes de terminar, la tomo del cuello, estampándole un beso salvaje, para así ahogar el estruendoso grito que casi desgarra mi garanta, siento como todo mi semen sale de forma descomunal, jamás había terminado a tal cantidad, me separo de sus labios, con la respiración agitada, pero sin soltar su cuello.

Tu – eso es tom, has sido un buen chico –susurra contra mis labios-

Totalmente débil, intento caminar hacia el sofá, con la ayuda de (tu) llego hasta el, aun estremeciéndome por el brutal orgasmo y la continuidad de las vibraciones de el anillo, la miro, y ella entiende a la primera.

Tu- siéntate, déjame quitarte esto.

Una vez relajado, con la respiración controlada y ya vestido, me levanto del sofá, dirigiéndome a (tu), que me observaba recostada en el escritorio.

Tu- no preguntare si te ha gustado, no te dije que te haría gritar?

-Eres una diosa –me acerco a ella para besarla, pero me esquiva-

Tu – ya que estas mejor llamare a tu madre, para que hables con ella –lo dice dirigiéndose a la puerta) por cierto, creo que es buena idea que tu te quedes con el libro, de recuerdo –me giña un ojo y desaparece tras la puerta-

Extrañado por sus palabras, tomo el libro del escritorio, está marcado en el centro, lo abro y al verlo, no puedo evitar sonreír y morder mi labio, en el esta nada más y nada menos, que la marca del placer, todo mi semen esparcido en esas 2 páginas!

Hey!, este capi va un poco más largo de lo normal, Feliz Año!. Espero lo disfruten, sigan comentando y gracias a las nuevas seguidoras!

Visitantes recientes

© Blogger - Template by Blogger Sablonlari